Sobre ETA e hijos de puta

Lo único que tienen los etarras de molón es el nombre que se dan -gudaris (soldados vascos)- y ni siquiera están a la altura.

En primer lugar, no luchan: asesinan a lo cobarde, sin ni siquiera honorar a las victimas con saber quién los elimina. No lo hacen porque a) son unos mierdas, y b)consideran escoria al que recibe el balazo, bombazo o sucedáneo. Sospechoso el paralelismo que se dibuja a partir de esta consideración insecticida con los que llamaban "cockroaches" a la mitad de Rwanda o la amistad que tenía Hitler con sus vecinos judíos.

En segundo lugar, son unos pupas: en sus "libros de estilo" se recomienda denunciar a la Guardia Civil por torturas, aunque no exista ningún tipo de malos tratos. ¿Alguien se imagina a Leónidas siquiera gimiendo de dolor?

En tercer sitio, no tienen control de imagen. Zapatero podía dejarles un par de asesores y eliminar esos putos caperuzos de fervor religioso sevillano. Por dios, en tiempos de Vogue y Vanity Fair.  Seguro que se les puede arreglar un tocado que les quede más mono. Hasta Bin Laden tiene más rollo con su barba de hippie, y cuando le hacían videoclips era al raso y sin maquilladores.

Y es que estos autodenominados salvadores de la patria vasca parecen de broma aunque hagan las cosas en serio. En España, donde como dice esta semana Pérez Reverte, no cabe un tonto más, les damos chance.

Esta claro que la llamada izquierda abertzale tiene, por huevos (y mal que nos pese a algunos), que formar parte del futuro pacífico del País Vasco. Si los hijos de puta legalizan su club sin pagar por lo que han matado, robado y oprimido, se creará en Euskadi un agravio comparativo incapaz de ser absorbido por la convivencia diaria entre víctimas y verdugos.

Es nuestra responsabilidad decirles a la puta cara: "No, vosotros os sentáis a la mesa con pedrastas, maltratadores y ultras. Los mayores vamos a hablar solos de nuestras cosas."

3 comentarios:

Anónimo dijo...

http://1.bp.blogspot.com/_0ObTFIbb4j4/SiLZ1zbpxnI/AAAAAAAAAJA/oS_Eb3UPn7I/s400/Unai+Romano.JPG

Fer M dijo...

Dicen que una imagen vale más que mil palabras pero en este caso no sé como sustenta esto (y el relato de Unai Romano, que me lo acabo de leer)algún hilo argumentativo en contra de lo que yo he escrito.

Yo he insultado a terroristas y me he burlado de ellos fijándome en cosas que, por otro lado, son ciertas.

No he defendido la tortura. Ni aquí ni en el post anterior. Ante dudas al respecto te remito a "Sobre los peores hijos de puta". Sobre lo que pienso de los "muchos contra uno".

El destino para los delincuentes de cualquier lado tiene que ser el mismo: la cárcel.

Anónimo dijo...

Pido disculpas ya que ha habido una frase del texto que me ha hecho pensar algo, al parecer, erróneo y, por ese motivo, te he puesto el enlace. Lo que está claro es que tiene que desaparecer TODO tipo de violencia por ambas partes.