Iluminación suicida


Soy bastante consciente de lo impopular e insensata que puede ser la estrategia de meter la pezuña en según qué jardines. Pero qué le voy a hacer, me lleva goteando el colmillo toda la semana (por no decir todo el mes) y no me puedo contener. La cabra tira al monte.
Antes de que me caiga el aluvión de insultos típicos que reciben frecuentemente algunos individuos que comulgan con según qué ideas (que si facha, que si reaccionario, que si bla, bla, bla…) quiero aclarar una serie de conceptos; para que estemos todos “on the same page”.
 En la historia de España hay mucho hijo de puta. Es más, se me ocurren muchos más cabrones que almas caritativas. Siguiendo esta teoría, podemos enunciar una serie de individuos que se merecerían no el tener una madre ramera (todos mis respetos), sino el tener madre. No hay santa que se merezca aguantarlos. Verbigracia:
-          Franco
-          Pablo Iglesias. Indalecio Prieto
-          Santiago Carrillo
-          Carrero Blanco
-          …(¿merece la pena llenar el blog de nombres que me hagan parecer anfitrión de personalidades tan funestas?)
Aún así, para facilitar la transición que ha facilitado que vivamos en un mundo de chupachups y golosina, se acordó una amnistía para integrantes de ambos bando. Para todos. Sin rencores para, dentro de lo posible y hasta que la imbecilidad nos deje, gobernarnos sin tener el puñal colgando del cinto. Así los que quedaban que debían rendir cuentas podían dar el poder sin remordimientos ni tentaciones de volver a por él más tarde y los que llegaban venían sin miedo y sin necesidad de aferrarse al fusil para no tener que volver al exilio.
Veamos ahora la situación actual, sin siquiera tener el cuenta el efecto de la crisis, que estoy buenista y me apetece dar ventaja:
En España todavía las órdenes de alejamiento no se cumplen. Los procesos judiciales tardan años excepto para aquellos que ponen el taco encima de la mesa. La guardia civil no tiene medios. Los institutos están decrépitos. Las becas adelgazan cual Kate Moss. Los investigadores tienen que vivir en un piso de veinte metros cuadrados y comer pasta veinte días al mes.
Y empieza el filme:
Protagonista con flequillo plateado (muy estiloso) con historial televisivo envidiable. Número dos del PSOE por Madrid en las elecciones generales del 1993. Se vuelve a la judicatura al no recibir el ministerio de Justicia y empieza a empapelar a los que se la liaron. Mucha tocadura de huevos a ETA durante una época. Bloqueos a la investigación de ciertos casos con alas en otra. “Según aconseje la jugada” algún ministro bermejo dixit. Investiga a Pinochet (esto da para otro artículo con menos dosis de comprensión). Empapela a los del Gürtel. Quiere empapelar a Franco. Pide dinero a una entidad privada para irse a “estudiar” en NY. Luego sobresee un caso a esa misma entidad privada.
Mi lectura: las hositas a ETA, de puta madre. La investigación a Pinochet (técnicamente discutible): fántastica. Meter en el trullo a los chorizos de Valencia, mejor imposible. Pero.
Pero no me gusta que un señor pueda estar con un pie en política y con otro en la judicatura. Me parecen mundos que deberían estar inconexos y unirlos no es sino facilitar la mafia y la extorsión.
Pero no me gusta que tenga comportamientos sospechosamente despistados en relación con el caso Faisán.
Pero no me gusta que se pase por el forro de los huevos el Estado de Derecho permitiendo escuchas en conversaciones entre un abogado y su cliente, cuando no se trate de un caso de terrorismo o narcotráfico.
Pero me parece que un juez no podría recibir dinero de nadie; y si lo hace, considerarse incompetente para juzgar casos futuros a sus antiguos sponsors.
Porque me parece que lo de pedir el certificado de muerte de Franco es una tontería. Es soliviantar tensiones viejas. Es gastar dinero público en una investigación mediática (los documentales que los produzca quien le dé la gana, pero no con mis impuestos). Es pasar el carro por delante de los bueyes. Es saltarse una ley de amnistía por la cuales algunos individuos (Santiago Carrillo por ejemplo; véase Paracuellos y sus fosas comunes) que sí están vivos deberían sentarse en el juzgado. Es romper con el espíritu de la Transición. Es justificar los radicalismos.
Me parece que si hay leyes, tienen que cumplirse.
Franco fue un tirano, vale. Pero si doblamos las leyes para dar cabida a según qué justicia moral, estamos abriendo  la puerta de un jardín muy frondoso. Estamos, además, diciendo a cierta gente: venir, entrad; podéis hacer lo que os salga del rabo siempre y cuando nos caigáis simpáticos. Y tengáis gomina para el flequillo.
Allá nosotros.


NOTA: Por honradez intelectual he decidido dejar tachada la errata sobre la cual me ha llamado la atención mi colega Rubén. No estoy defendiendo a Pablo Iglesias, sino que reconozco que me refería a Indalecio Prieto en mi adejtivazión agresiva. Para Pablo Iglesias, si lo merece, a lo mejor tengo tiempo otro día.
Gracias de nuevo Rubén.

7 comentarios:

Marta dijo...

uf

lo dejar para mañana mejor...

buenas noches

Stultifer dijo...

Soy el visitante 989. Por un poco no me llevo el honor de ser el 1.000. Lástima. No a todos nos toca estar en el momento usto en el lugar exacto, como a algunos personajes de tu historia de hoy.

Por cierto, me fascina tu filosofía intercultural. Vivan los zumos, la paciencia y la serenidad.

Lo dijo...

Desagraciadamente la justicia en este país está politizada desde el primer momento en el que los jueces del Tribunal Supremo son "propuestos" por los partidos políticos y el fiscal del Estado por el Gobierno.

Y lo que ha montado el tio del flequillo pues me parece un invento oportunista y punto. Se denuncian delitos contra personas que ya han fallecido. En ningún país del mundo se puede acusar a alguien fallecido, por ningún delito. No solo porque un fallecido no se puede defender, sino porque tampoco se le puede castigar. ¿Alguien tiene dudas de que Franco, Mola y Millán Astray murieron hace decenas de años?. Sin olvidar que la responsabilidad penal se extingue con la muerte del delincuente. Siendo un hecho notorio que Franco ha muerto, realizar una gestión solicitando un certificado de defunción es aplicar medios, o sea, gastar dinero del contribuyente estúpidamente. Una chorrada como un piano.
Este señor y ha hecho cosas muy bien hechas... de modo que con el tiempo ha perdido la noción de la realidad y los límites.

A la gente que se manifiesta y apoya a Garzón en este tema y en el de la carta a Banco Santander... sólo les diría que, si supieran cómo está la Justicia y la Administración, se manifestarían por ellos mismos, por sus derechos. Lamentable.

Eso es todo :)

ROBERTO dijo...

Nuestro Félix Rodriguez De La Fuente (Que en paz esté)Haría un documental con este país, de más fauna que flora, impresionante.
La manada de lobos que campan a sus anchas por nuestra tierra, Son sectarios y se mueven en manadas, atacan en grupo, unos distraen al perro y otros cazan a las ovejas.
La diferencia lamentable, es que los lobos no se traicionan, cada uno tiene un estatus, y se respeta.
Esta otra raza, que roza más al necrófago, que al cánido, no se piensa dos veces en cargarse a uno de los suyos; si sabe algo mas de la cuenta, o ya meramente sobra.
Este es el estado de su derecho.
Envio desde aquí unos grandes aplausos, hurras, me bajo el sombrero, me arrodillo, me inclino, ante todo aquel personaje, que ha votado, a vuelto a votar en unas elecciones a este gran presidente, Gracias a todos por votar influidos por vuestros padres/madres o tutores, gracias.

Penélope Sierra dijo...

Yo llevo desde hace unos días siguiendo tu espacio, y así lo haré, pues por ahora estoy atrapada.

Un abrazo y gracias por tus palabras.

Lo dijo...

No puedes tener de influencia a Benedetti.
Fer M tú no eres real.

El gato Floro dijo...

tengo en mi mesilla de noche "Patentes de corso"

creo que tu admiración me acabó contagiando, mira que me cae bien, y mira que me gustan poco sus asquerosidades.

¿viste la entrevista que te pasé hace ya de quintero?


no me gusta lo que escribes, pero si como escribes. Asik dale caña.

beso